Artículos Psicología


7 Motivos por los que practicar deporte aumenta el rendimiento académico


Las calificaciones escolares. Esos momentos tan temidos por todos los alumnos y que por lo general son el fiel reflejo de nuestro esfuerzo a lo largo del trimestre. Cuando las cosas van bien no son un trastorno, pero cuando son negativas... ay, los quebraderos de cabeza que dan cuando no son los resultados esperados.


Lo más sencillo es achacar estos resultados negativos a que el profesor nos tiene manía, el examen era muy complicado o hay un gran número de suspensos en clase. Ninguna de esas excusas vale. Y en no pocas ocasiones, las represalias se toman en contra de la actividad física, viéndola como una actividad opuesta en vez de complementaria.


Por eso mismo, os traemos siete motivos que ayudarán a entender que la actividad física y el rendimiento académico pueden ir de la mano.


  1. La actividad física mejora el funcionamiento cognitivo.

    El ejercicio físico hace, a grandes rasgos, que las conexiones neuronales sean más numerosas y fuertes, favoreciendo el aprendizaje y la memoria.


  2. El deporte nos enseña sacrificio

    Para mejorar en cualquier práctica deportiva, hace falta mucho esfuerzo. Aplicar ese mismo esfuerzo a la hora de sentarnos a estudiar servirá para mejorar nuestro rendimiento académico.


  3. Los grandes deportistas tienen rutinas. Usa la misma estrategia para el estudio.

    Los grandes profesionales del deporte usan rutinas para entrar en un estado óptimo de concentración a la hora de ejecutar un movimiento. Aplicando el mismo principio al estudio, nos será mucho más fácil estar en un estado óptimo para poder lograr el mejor rendimiento durante el estudio.


  4. El deporte nos ayuda a regular nuestro estado óptimo de activación.

    Cada persona tiene un nivel óptimo de activación para realizar una tarea determinada. Cuando tenemos que hacer actividades físicas necesitamos un nivel más elevado que a la hora de estudiar. Durante la niñez y la adolescencia, lo general es un nivel muy elevado de activación, que se traduce en “falta de concentración” a la hora de realizar actividades que no son de nuestro interés. Por ello, el deporte sirve para quemar estas energías “de más” que se tienen.

  1. La actividad física nos enseña a trabajar en equipo

    Por norma general, la actividad física se suele practicar en equipo, ya que aunque sean disciplinas individuales, no entrenamos nosotros solos. Esto hace que tengamos que sumar esfuerzos para lograr un objetivo común y no preocuparnos únicamente de nuestros intereses. Algo similar se puede hacer con el estudio, donde los más avanzados en unas materias pueden enseñar trucos a sus compañeros.

  1. Es importante tener motivos de desconexión de toda actividad.

    A todos nos suena el “Síndrome de burnout” o “estar quemado”. Si nos centramos sólo en una actividad, dejando de lado otras, al cabo del tiempo terminaremos hastiados de esa actividad en la que hemos invertido toda nuestra atención. Por eso, es importante desconectar de vez en cuando, y el deporte es la forma de desconexión más saludable que existe.

  1. El deporte es salud.

    Además de todos los motivos mencionados, la actividad física moderada nos ayuda a desarrollarnos adecuadamente, mejorando nuestro estado de ánimo y sistema inmunológico, aumenta la esperanza de vida y además nos permite incrementar nuestra red social.



    Julio Rodríguez