Los valores del Juventud Sanse


Durante la pasada temporada, dos psicólogos deportivos hicieron un trabajo de valores con los equipos alevines y benjamines del Club Escuela Juventud Sanse.


Después de conocer cuales eran los valores más importantes en la práctica deportiva para estos pequeños futbolistas, hicieron una lista, y trabajaron con los chavales los tres valores más repetidos: el respeto, el juego limpio y el juego en equipo.


No obstante, esta lista de valores eres mucho más extensa. Además, muchos de los valores que dijeron no sólo son importantes en la práctica deportiva, si no también en su formación y crecimiento como personas.


A continuación, os traemos los cinco valores más nombrados:


· Respeto: fue el valor más repetido, es decir, es más importante para los jugadores del Juventud Sanse. En la práctica deportiva, el respeto se demuestra sabiendo valorar el esfuerzo del rival, el papel del árbitro, que nuestros compañeros son igual de importantes que nosotros...


Además, el respeto como valor en la vida fuera de los terrenos de juego se demuestra ayudando a las personas mayores, escuchando los consejos de nuestros familiares (que al fin y al cabo son como los entrenadores) o no dañando algo que no es de nuestra propiedad.


· Juego limpio: el segundo valor más importante, muy relacionado con el respeto, ya que se refiere a un respeto a las normas establecidas para garantizar un correcto desarrollo del partido y también respeto al rival, al que consideramos un igual.


Fuera de los terrenos de juego, podríamos denominar el juego limpio como ser legal, y en caso de cometer una infracción, reconocerla y subsanar sus consecuencias.


· Trabajo en equipo: el tercer valor está muy relacionado con el ser humano como ser social, y con los futbolistas como miembros de un equipo, con sus roles y funciones perfectamente definidos. De esta manera, los miembros de un equipo (incluido el cuerpo técnico) suman para minimizar sus defectos y potenciar sus virtudes, siendo todos igual de importantes a la hora de alcanzar los logros. Al igual que sucede o debería suceder en la sociedad.


· Esfuerzo: ¿cómo conseguir los objetivos si no luchamos por ellos? El esfuerzo representa esa lucha por conseguir lo que nos proponemos, con sus momentos buenos y sus momentos malos en los que hay que apretar los dientes y dan ganas de bajarse del barco. Sin embargo, si aceptamos que no todo van a ser buenos momentos, estaremos mucho más preparados para dar el máximo en cualquier situación, y saborearemos más los objetivos conseguidos.

· Diversión: el último valor es casi el más fundamental. Hagas lo que hagas, hazlo para estar orgulloso de ello. No escojas el camino fácil, escoge el camino que te permita seguir creciendo como persona y sobre todo, hazlo siempre con una sonrisa en la boca y dando más importancia en la memoria a los buenos momentos.  


Julio Rodríguez